la-dieta-flexitariana

La dieta flexitariana conocela

Desde tiempos ancestrales existe la dieta vegetariana, que tiene tres variantes: veganos, lacto vegetarianos y ovo lacto vegetarianos. Sin embargo, existe una variación que actualmente muchas personas están aplicando. Conoce la dieta flexitariana y anímate a probarla.

¿En qué consiste la dieta flexitariana?

que-es-la-dieta-flexitarianaComo su nombre lo indica, la dieta flexitariana lleva las mismas pautas que la dieta vegetariana, pero a veces se permite el consumo de carnes. Esto es porque está más desligada a la filosofía animalista y se centra en el aporte proteico que se le puede otorgar al organismo.

¿Como funciona la dieta flexitariana?

De acuerdo a esta dieta, la base sería comer frutas, vegetales, granos y cereales la mayor parte del tiempo, pero una vez al mes o quincenal, podríamos comer pescados o carnes magras. Esto es válido, ya que se considera que, en la vida cotidiana, el vegetarianismo puede resultar de difícil planificación en algunos días ajetreados.

Los platillos del vegetarianismo son lentos en su preparación y requieren constantes conocimientos culinarios para poder tener variedad. Por lo tanto, la dieta flexitariana se permite la ingesta de huevos y lácteos varias veces a la semana y, de vez en cuando, un pedazo de carne.

De acuerdo a unos análisis ofrecidos por médicos estadounidenses, se presentaban mayores desórdenes alimentarios en mujeres vegetarianas. Esto los llevó a criticar el carácter estricto que tiene la dieta vegetariana. A todo esto se suma el tema de la socialización, cosa que, en el caso de los vegetarianos estrictos, es difícil mantener.

Ventajas de la dieta flexitariana

De la misma manera, en un estudio realizado en Australia se llegó a la conclusión de que los flexitarianos también benefician al medio ambiente. Si todas las personas tuvieran como base la dieta vegetariana y comieran carne cada quince o treinta días, los gases de producción de carne se redujeran notablemente y se estaría en un mayor balance con la naturaleza.

Recordemos que en los tiempos de nuestros antecesores estos no tenían acceso a las carnes procesadas en los mercados. Ellos comían frutos y vegetales recolectados a diario y, de vez en cuando, lograban cazar una presa. Quizás esto es lo que trata de emular este régimen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *